Portada > Actividades > Firmas invitadas
 
    FIRMAS INVITADAS Mayo 2013

La CERU y la CERFA: el papel de las asociaciones de investigadores españoles en el extranjero

Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido (SRUK/CERU)
Sociedad de Científicos Españoles en la República Federal de Alemania (CERFA/SFBD)

«Se ha dicho hartas veces que el problema de España es un problema de cultura. Urge, en efecto, si queremos incorporarnos a los pueblos civilizados, cultivar intensamente los yermos de nuestra tierra y de nuestro cerebro, salvando para la prosperidad y enaltecimiento patrios todos los ríos que se pierden en el mar y todos los talentos que se pierden en la ignorancia.»

Santiago Ramón y Cajal

CERU & CERFA

En noviembre de 2012, un artículo en Nature destacaba el establecimiento de varias asociaciones de científicos en el extranjero en “Los científicos expatriados se organizan”. Nos referimos a la asociación de investigadores y estudiantes portugueses en el Reino Unido (PARSUK) creada hace cinco años, o a las recientes asociaciones de científicos franceses o italianos en el Reino Unido (CIFRU y AIS-UK, respectivamente) aparecidas hace unos meses.

Las que tocan más de cerca a los españoles son la Sociedad de Científicos Españoles en el Reino Unido (SRUK/CERU), que empezó a dar sus primeros pasos hace dos años, y la Sociedad de Científicos Españoles en la República Federal de Alemania (CERFA/SFBD), iniciada poco después. ¿Qué es lo que motiva a estos investigadores a organizarse? ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Qué precedentes tienen? ¿Qué es lo que pueden aportar a sus países de destino y a sus países de origen? En el presente artículo, intentaremos resolver estas y otras preguntas.

Estas agrupaciones tienen una serie de antecedentes lejanos en el tiempo o en el concepto que se remontan al siglo XIX y a la primera mitad del siglo XX. Desde el asociacionismo editorial de los españoles liberales en Londres de 1823- 1834, a los exiliados políticos de la posguerra que fundaron la Unión de Profesores Universitarios Españoles en el Extranjero (1939-1960) o el Ateneo Español de México (1949). Sin embargo, diferimos en nuestra razón de ser o en nuestros orígenes. Por destacar el punto fundamental, las agrupaciones actuales no se originan a consecuencia de ningún exilio político.

Las comunidades: una red social de investigadores españoles en el extranjero

Tanto la CERU como la CERFA tienen un claro componente social para los investigadores españoles que viven en el Reino Unido o en Alemania. No cabe duda alguna en que, a través de sus numerosos eventos sociales, se genera el caldo de cultivo necesario para el desarrollo de colaboraciones profesionales y de relaciones personales y de mentorazgo, que van a repercutir beneficiosamente en el desarrollo científico y personal del investigador en el extranjero. La importancia de estas reuniones se acentúa si se tiene en cuenta el ejemplo de Alemania y su complicada burocracia, unida a un idioma especialmente difícil. En sus encuentros sociales, un recién llegado podría desde informarse sobre cómo conseguir el número de la Seguridad Social en el nuevo país, hasta conocer a alguien con el que colaborar durante su estancia posdoctoral.

Somos conscientes de que, explicado de esta manera, corremos el riesgo de mostrar estas asociaciones como guetos de españoles incapaces de integrarse en las sociedades de destino. Nada más lejos de la realidad. No solo nuestros eventos están abiertos a cualquier nacionalidad, sino que también hemos empezado a hacer eventos conjuntos con otras sociedades (por ejemplo, PARSUK) para compartir experiencias.

Asimismo, estas reuniones son pieza fundamental para la discusión y organización de otros eventos que persigan cumplir el resto de nuestros objetivos fundacionales. Son también momentos clave para tomar el pulso a la membresía y saber qué opiniones hay que trasladar a las instituciones y a los medios de comunicación con los que nos sentamos.

En nuestro esmero por desarrollar una crítica constructiva para la mejora de nuestro sistema de I+D+i, resulta prioritario conocer de primera mano lo que nuestros miembros opinan sobre determinados temas así como sus propias experiencias.

Una nueva generación de científicos: más cercanos a la sociedad y divulgadores de la ciencia

Nosotros percibimos que la brecha que existe entre el ciudadano de a pie y el investigador es grande y, en España, mayor que en países como Reino Unido y Alemania. Sin embargo, resulta llamativo ver que la ciudadanía española valora muy positivamente el trabajo de los médicos y los profesionales de la enseñanza (Barómetro del CIS, Febrero de 2013).

Hace años que el investigador, ya sea profesor de la universidad, médico o científico en un centro de investigación, debería abandonar su torre de marfil para acercarse a la ciudadanía y explicarle el alcance de sus hallazgos científicos. Esto sin duda ayudará a fomentar una sociedad basada en el conocimiento y a inspirar a futuras generaciones de investigadores que puedan hacer frente a los desafíos científicos de los próximos años.

Nunca antes se había tenido tanta facilidad para divulgar la ciencia: blogs, redes sociales, coloquios y seminarios abiertos al público. Es el investigador, el centro de investigación o la facultad la que tiene que buscar activamente a su público y hacer de la ciencia algo ameno, enriquecedor y estimulante.

Desde la CERU y la CERFA, esto es algo que lo llevamos impreso en nuestro DNA. Nuestra presencia en las redes sociales se ha hecho notar desde nuestros inicios, pero nuestra labor divulgativa va más allá. Hemos organizado seminarios de divulgación científica en universidades, colegios mayores, fundaciones e incluso en pubs, acercando la ciencia a todo tipo de público. Asimismo, hemos ido a hablar de ciencia y tecnología a colegios de primaria y secundaria, convirtiéndonos así en embajadores de las ciencias . Mediante estas experiencias, el científico mejora sus capacidades de comunicación, el estudiante mejora sus conocimientos y, a su vez, la sociedad mejora su capacidad crítica. Una sinergia que solamente puede acarrear beneficios en el corto y largo plazo. Y esto es solo el principio.

Influyendo en nuestros países de origen: representantes de la ciencia

Desde el exterior, estamos en una situación privilegiada para ver qué le sobra y qué le falta al sistema nacional de I+D+i. A través de nuestras experiencias en otros sistemas y entornos de investigación, podemos importar aquello que creemos mejor y que puede beneficiar a nuestro país de origen. Si bien esta transferencia puede ser realizada una vez volvamos a España, cabe destacar que entre nuestros miembros hay investigadores españoles ya establecidos en Reino Unido o Alemania que no se plantean la vuelta, y los que se la plantean lo hacen a largo plazo (especialmente debido al inestable clima actual), aun así durante este tiempo los hay que ya han vuelto. Sin embargo, y tal como dice la Royal Society en su informe de política científica Knowledge, Networks and nations. Global scientific collaboration in the 21st Century : los científicos nómadas a menudo se sienten inclinados a mantener relaciones científicas y lazos informales con sus países de origen. Muchos quieren contribuir pero no saben por dónde empezar.

Es por ello que nuestras asociaciones buscan ser agentes representantes de la ciencia ante instituciones públicas y privadas de nuestros países de destino, de España y también de la Unión Europea. Se trata de poner en valor este capital humano que representamos y que está inmerso en plena movilidad científica, de manera que podamos influir en materias de política científica desde nuestra postura netamente procientífica.

En este sentido, desde la CERU y la CERFA hemos empezado a sentarnos con instituciones varias: sus respectivas Embajadas en los países de destino, el Ministerio de Economía y Competitividad, con la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación  ( ANECA ), con el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD), con el Instituto Humboldt de Alemania, la Royal Society del Reino Unido, con diversas fundaciones y con otras asociaciones de investigadores. También hemos participado en coloquios de colaboración internacional ( Networking Nations en Reino Unido, o el Coloquio Hispano-Alemán en Alemania). Todo ello reafirma la importancia de nuestras asociaciones en el extranjero y el papel que podemos desempeñar como asesores en materia científica para diversas instituciones, fundaciones y asociaciones.

En nuestro deseo por promover la ciencia y el valor de la misma, no hemos dudado en adherirnos a manifiestos varios para defender una mayor y sostenida inversión pública para la I+D+i tanto en España (Carta por la Ciencia) como en Reino Unido (Science is Vital).

Tampoco hemos titubeado en transmitir nuestras ideas a través de los medios de comunicación. Son estos una ruta de señalización fundamental para la divulgación científica, pero también para la participación de estas asociaciones en el continuo debate intelectual y de ideas que en ellos se produce.

Dentro de nuestro incansable empeño de participar en la mejora y maduración del sistema de I+D español, pensamos que la función de la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE) es vital. Al componerse de sociedades de muy diversos campos científicos y representar a más de treinta mil investigadores españoles, aparece como el elemento integrador de la ciencia en España. Por lo tanto, pensamos que la adhesión de la Sociedad CERU y la Sociedad CERFA en la COSCE es un deseo natural y casi también una obligación. Esta adhesión nos permitiría estar más presentes en el día a día de la política científica nacional y a su vez tendería infinidad de puentes tanto de diálogo como de colaboración con el resto de sociedades integrantes. De esta manera, juntos, podríamos levantar nuestra vista para poder alcanzar más lejos; con la voluntad de mediante el diálogo y el esfuerzo, colocar a la ciencia española en el lugar que se merece.

Favoreciendo el intercambio: mediadores de la ciencia

Entender la ciencia como un mercado únicamente nacional nos abocaría al estancamiento, ya que la ciencia siempre ha sido un mercado que pertenece a la humanidad, global y universal. Nuevamente, nuestras experiencias son un recurso incalculable con el que favorecer el desarrollo de colaboraciones científicas y/o institucionales entre España y nuestros países de destino y viceversa. Nos ofrecemos como agentes mediadores entre instituciones públicas y privadas de ambos países, con tal de que un centro de investigación, universidad o industria privada de un país valore positivamente el establecimiento de relaciones científicas con el otro país. Ya lo estamos llevando a cabo desde la CERFA con el DAAD alemán o desde la CERU con la Fundación Ramón Areces y un centro de investigación, o con la FECYT desde ambas asociaciones. Es este un objetivo que precisará de más tiempo para materializarse, pues requiere una correcta consolidación de nuestras asociaciones y de una puesta en valor y reconocimiento de nuestra existencia.

 

Como los principios de cualquier teoría científica, nuestras acciones se explican bajo la luz de nuestros cuatro objetivos fundacionales aquí detallados. Esperamos poder llevarlos a cabo y contar para ello con la ayuda que la COSCE y otras instituciones o asociaciones españolas nos puedan facilitar. Estamos dando los primeros pasos y queda un amplio camino por recorrer en todos y cada uno de los frentes abiertos.

La cultura científica de nuestro país no puede más que mejorar y desde nuestras sociedades vamos a promoverlo sin fisuras.

 

Enlaces de interés:

SRUK/CERU: http://www.sruk.org.uk

CERFA/SFBD: http://www.cerfa.de

PARSUK: http://www.parsuk.pt

CIFRU: http://ambafrance-uk.org/CIFRU

AIS-UK: http://aisukblog.wordpress.com/